AMAI El observatorio mexicano de encuestas
electorales y de opinión social
Suscriba su E-Mail para recibir actualizaciones:
Nombre:
Correo:
Síquenos en twitter @OpinaMexicoAmai
Habrá guerra de encuestas: Ana Cristina Covarrubias
24 Horas, 14/Feb/2012
Agencia: Ana Cristina Covarrubias     Medio: 24 Horas
Bookmark and Share

Ana Cristina Covarrubias es una mujer de gran fortaleza y un fuerte espíritu de lucha. Es una las más reconocidas profesionales en el mundo de las encuestas. Diariamente trabaja más de diez horas con la misma pasión que cuando comenzó con su empresa, Covarrubias y Asociados, en 1977.

 

Su profesionalismo y su ética le han ayudado a hacer frente a las presiones de algunos de sus clientes –prefirió no dar nombres-, que buscaban que ella aceptara “cambiar cifras”. Se negó, por supuesto.

 

A sus 73 años –nació el 29 de agosto de 1938-, Ana Cristina todavía tiene muchos planes. No piensa en el retiro. Por el contrario, planea incursionar en nuevas áreas de su empresa, por lo que su hijo Andrés Levy Covarrubias, ya fue nombrado Director General y ella es ahora Presidenta y Asesora. Enriquecerá la gama de servicios que ofrece Covarrubias y Asociados.

 

Gusta de la comida mexicana y francesa. Para los tiempos libres que espera tener algún día, retomará la lectura, y tal vez volverá a leer su libro favorito: El Médico de Córdoba, de Herbert Le Porrier. Ese libro se lo recomendó hace varios el recientemente fallecido doctor José Laguna García, quien fue su jefe en la Secretaría de Salud, cuando se desempeñó como directora general de Educación para la Salud.

 

Actualmente sus lecturas versan principalmente sobre temas políticos y todo lo que tenga que ver con su quehacer profesional.

 

Doctora en Psicología Social por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Covarrubias dice que el papel de las encuestas actualmente en México es muy importante ya que “hasta el más sencillo aspirante a ser alcalde del municipio más desconocido, quiere tener su propia encuesta”.

 

Subraya que el valor de éstas ya es referencial. Tan importante “que ahora hasta han definido un candidato presidencial”, como fue el caso de la candidatura de las izquierdas entre Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador. Esto, apunta, “es algo insólito si se recuerda que antes la opinión pública no interesaba”.

 

El reconocimiento de ser una de las encuestadoras más respetadas no es algo gratuito. Madre de cuatro hijos, tres hombres y una mujer; Covarrubias incursionó en el área de la opinión pública en los años 70, cuando se desempeñaba como directora de Investigación de Televisa.

 

Su primera encuesta fue en 1976, para la toma de posesión de José López Portillo: “Había una gran crisis en ese momento y se trataba de ayudarle en el discurso de toma de posesión para que se recuperara la confianza en el Ejecutivo”. La encuesta fue diseñada por Emilio Azcárraga Vidaurreta.

 

Desde ese momento hasta la fecha, la también presidenta de la empresa Pulso Mercadológico no ha bajado su ritmo de operación. Siempre mantiene contacto con el equipo de trabajo que tiene que ver con los estudios que lleva a cabo y cuida minuciosamente todos los procesos.

 

Para Covarrubias el cambio en el país empezó en 1988: “Se entendió para qué sirven los estudios de opinión pública, ya que no sólo se utilizan para saber quién va ganando en elecciones, también son para medir la imagen de los partidos políticos o su problemática, cómo evaluar la gestión gubernamental a cualquier nivel y para temas del acontecer nacional”.

 

El año de 88, cuenta la ex presidenta de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercados y Opinión Pública (AMAI), fue un momento significativo en el mundo de las encuestas. En esa ocasión, Heberto Castillo declinó su candidatura presidencial a favor de Cuauhtémoc Cárdenas precisamente por una encuesta.

 

“Yo hice la encuesta de Heberto Castillo. El resultado en ese momento no se hizo público porque no había el conocimiento sobre las encuestas. Él (Heberto) sí lo sabía ya que pidió hacer una encuesta y participó en todo el proceso. En función de los resultados, que no le favorecían, decidió apoyar a Cárdenas”.

 

Es un momento de cambio profundo en México, apunta a la distancia. Después vendría el cuestionado triunfo de Carlos Salinas de Gortari, quien sería el principal promotor de las encuestas de tipo político. Incluso, cuenta Salinas designó al fallecido Luis Donaldo Colosio para realizar un sistema de evaluación de la opinión pública, el primero que se hizo, para conocer a nivel nacional la opinión de la gente sobre gobernantes y posibles candidatos.

 

Además, refiere, Salinas instituyó en la presidencia todo un servicio de encuestas para conocer la opinión pública con respecto a su propio desempeño.

 

Para la maestra en Psicología por la Universidad Iberoamericana, esos años son también momentos claves para llegar a la situación actual, donde las encuestas se han convertido en “actores de los procesos electorales”.

 

Covarrubias adelanta que en el proceso presidencial del 2012 habrá “guerra de encuestas”, pero sobre todo “de empresas que se meten a realizarlas sin tener experiencia” y de “encuestadoras sin ética”. La intención de esta estrategia, dice, es desorientar a la opinión pública y “atemorizar” al contrario.

 

En lo personal, Ana Cristina se describe como una “votante cambiante” ya que ha sufragado por diferentes partidos, tras analizar sus programas y “estudiar” a los candidatos, por lo que no tiene ninguna filiación partidista. Todavía no sabe por quién votará en la elección del 2012. Una elección, apunta, “especialmente reñida e interesante”.

 

Subraya que nunca trabajaría para el Partido Nueva Alianza porque no cree en su plataforma política. Fuera de eso, podría trabajar con cualquiera de los otros partidos políticos. En este 2012 espera trabajar con Andrés Manuel López Obrador, tal y como lo hiciera en el 2006.




 
 


Desarrollado por D-virtual