AMAI El observatorio mexicano de encuestas
electorales y de opinión social
Suscriba su E-Mail para recibir actualizaciones:
Nombre:
Correo:
Síquenos en twitter @OpinaMexicoAmai
Los costos del divorcio PRI-Panal
Parametría, 9/Feb/2012
Agencia: Parametría     Medio: Parametría
Bookmark and Share

En el ánimo de los mexicanos, la separación de Nueva Alianza de la coalición Compromiso por México es más costosa para el partido de la maestra Elba Esther Gordillo que para el PRI.

Los resultados de la más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría sugieren que a grandes rasgos en la separación de los dos partidos es el Revolucionario Institucional el menos dañado, el que quiso romper con la coalición en una decisión no rechazada, según los datos, por Enrique Peña Nieto.

Uno de los hallazgos más interesantes es que Nueva Alianza, partido emergente que en escasas ocasiones compite sin ir coaligado a otro instituto político, no es visto como un lastre, como ha sido sugerido por diversos analistas.

La salida de Nueva Alianza de la coalición, de la que forma parte el Partido Verde, es conocida por 42%. Poco más de un tercio de quienes se enteraron del rompimiento opina que fue el PRI el que decidió romper con la coalición; 24% piensa que Nueva Alianza fue quien determinó salir de la alianza, mientras 20% considera que fue una decisión compartida.

Apenas un cuarto de los encuestados cree que la salida de Nueva Alianza de la coalición perjudicará al PRI. Son todavía menos (21%) los que creen que habrá beneficio para el tricolor, en tanto que 49% considera que no habrá efectos para el Revolucionario Institucional.

El panorama cambia para Nueva Alianza. El partido, vinculado al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, será dañado por su salida de la coalición, de acuerdo con 46% de los entrevistados. Un escaso 13% piensa que el cambio beneficiará al Panal, mientras que el 25% no ve costo alguno en la ruptura.

En ambos escenarios (costo para el PRI y costo para Nueva Alianza), existe un 16% que no sabe qué consecuencias tendrá la disolución.

También resulta relevante el papel que le otorga la ciudadanía al precandidato presidencial Enrique Peña Nieto. Sólo uno de cada diez encuestados cree que Peña estuvo en desacuerdo con la salida de Nueva Alianza. El resto se reparte, por partes casi iguales entre quienes creen que apoyó la salida, los que piensan que no tuvo postura a favor ni en contra y los que no saben.

Las mediciones indican que, de entrada, la salida de Nueva Alianza no representa un costo para el PRI. Medido por separado, Nueva Alianza alcanza el 2% de la preferencia efectiva, sin que tenga aún abanderado para la Presidencia.

Hay que resaltar un dato: no hay pérdida para el PRI pero tampoco ganancia. Es decir, la ruptura con un partido criticado y cercano a un líder sindical no genera premio para el tricolor, con lo que cabe pensar que Nueva Alianza no es concebido como un lastre, sea tal vez por el desconocimiento del origen y operación del partido.

A partir de la ruptura, Nueva Alianza tendrá que buscar candidato presidencial y postular 16 fórmulas para el Senado de la República y 102 para la Cámara de Diputados, que estaban contempladas en el convenio de coalición con el PRI y Partido Verde.

Los resultados que alcance Nueva Alianza en la elección federal servirán para conocer la fuerza de un partido que con estrategias como la de 2006 –“uno de tres”-, ha logrado superar el umbral y mantener posiciones en gobiernos y cámaras de representación popular.

 

FUENTE:

PARAMETRÍA. Estudio: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1000 encuestas. Del 02 al 04 de febrero de 2012. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 3.1%. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE.




 
 


Desarrollado por D-virtual